CUMPLEAÑOS FELIZ

Hola a tod@s de nuevo.

¿Qué tal estáis? Hacía mucho tiempo que no me dejaba caer por aquí y no sabéis lo mal que me sabe. Prácticamente cada semana se me ocurre cosas que contaros o que enseñaros, pero (aunque suene a tópico) la vida es muuuuuy dura, sobre todo la vida de una mamá por partida doble y, además, que trabaja fuera de casa donde tiene 23 “hijos” más. Si a eso le sumamos la casa, marido, amigas, familia y proyectos, se hace muy difícil darle al blog la vida que se merece, pero se intenta.

Para los que me seguís y me leéis, sabéis que cuando El rincón de Virginia cumplió un año prometí que escribiría más y os enseñaría muchas más cosas de diferentes tipos. Pero como he dicho antes, a veces las cosas no salen como una espera y hay que establecer una lista de prioridades. Para mí (y supongo que para cualquier madre) mi prioridad número 1 y que es intocable son mis niños, y por eso este post está dedicado a ellos, concretamente a mi chico mayor que ya tiene ¡4 años!

Siempre me gusta celebrar los cumpleaños, los míos y los de los demás, pero desde que soy madre me hace especial ilusión celebrar los cumpleaños de mis niños. Me encanta prepararles la fiesta, decorar la casa, buscar una temática… especialmente ahora que ya son más mayores y van forjando su personalidad. Nos lo hemos pasado en grande: el protagonista, por la ilusión que ponía cada vez que descubría un nuevo “adorno”, y yo viendo su carita y su alegría por su fiesta.

Como no, la temática no podía ser otra: Avengers. O lo que es lo mismo: los Vengadores de Marvel. Gonzalo es súper fan, tiene a todos los personajes, y los que no tenía se los han regalado, así que ahora sí que tenemos la colección completa.

DSC_0735

Nada más entrar, una lámina del protagonista se podía ver en un caballete. La hice con una cartulina negra y con lápices de colores. Es muy sencilla de hacer y queda muy vistosa, ¿verdad? Podéis inspiraros en muchas láminas que hay por internet y poner el mensaje que queráis. Yo, como es lógico, le pregunté a mi peque y sus respuestas quedaron plasmadas.

DSC_0810

También había unos banderines para celebrar el cumple con un: “Felicidades Gonzalo”.

IMG_6987

 

Preparé unos pompones con papel de seda muy sencillos, pero les añadí una imagen típica de los superhéroes.

IMG_6961IMG_6962DSC_0812

Decoración de pared con el logo de Avengers.

DSC_0809

En ninguna fiesta puede faltar un photocall y mi peque no iba a ser menos. Hice una la silueta de una ciudad por la noche, con sus luces y todo, con un aire a Nueva York (hacia donde partíamos esa misma noche, y ya os contaré más adelante). También le preparé los atrezzos para el photocall relacionados con los superhéroes y unos botes con las siluetas de la ciudad para colocarlos.

IMG_6956IMG_6957IMG_6954

DSC_0800

DSC_0780DSC_0801

Para que los niños se entretuvieran y lo pasaran bien les preparé un juego de “bolos” de superhéroes. Con latas forradas con papel blanco y decoradas con los personajes más emblemáticos de Marvel, al estilo Lego (porque Gonzalo también en un gran fan de Lego).

IMG_6958

No podía faltar Lego en el cumple de Gonzalo, así que entre los dos (y con la ayuda de su hermano) montamos una “foto”, según mi peque, de los años que cumplía: 4.

IMG_7001

En cuanto a la comida, fue todo casero y muy sencillo. Tortillas de patata (que me encantan), mini hamburguesas gourmet, pizzas, empanadas y empanadillas, bocatas vegetales… Y, por supuesto, una mesa dulce llenita de chocolates y chuches. A Gonzalo y a mí se nos ocurrió decorar la mesa con todos los muñecos que tenía y se encargó él de colocarlo todo. Mi toque lo puse con los toppings de superhéroes.

IMG_6998DSC_0736IMG_6984IMG_6983IMG_6985

Fue una fiesta genial y lo mejor de todo es lo bien que se lo pasó Gonzalo. Se sentía un auténtico superhéroe, estaba contento y encantado con todo, además tuvo un moooontón de regalos. ¿Qué más se puede pedir?

Aunque lleve faena prepararlo todo, te quite tiempo y luego toque recoger, merece la pena solo por ver esa sonrisa especial que tienen los niños y yo, por mi hijo, lo que haga falta 😉

Hasta la próxima.

 

Anuncios

Libro de firmas para una boda

Hola a tod@s.

Dentro de unos meses se casa una pareja y Andrea quería hacerles algo especial, algo que fuese personalizado y diferente. Algo totalmente artesanal y a favor del DIY. Entonces pensó que un libro de firmas para su boda sería el regalo perfecto, así que no tardó nada en encargármelo.

Me encantan este tipo de proyecto porque soy una apasionada de las bodas pero también tengo que reconocer que es complicado. Siempre te queda la duda de si les gustará a los novios, si habrás acertado con los detalles que lo personalizan, etc. Y, lo mejor de todo, es que al final, después de todos mis miedos, les acaba encantando y a mí me hace muy feliz 😉

Andrea quería que el libro tuviese un estilo clásico y sencillo y que hubiese “homenajes” a los novios relacionados con sus trabajos o aficiones.

image

image

image

image

 

Elegí unos papeles con motivos de flores y tonos marrones, crema y pastel.

image

image

image

image

image

image

image

image

Había detalles para ella y su afición por hacer tocados.

image

image

Y también para el novio y su profesión.

image

También les puse unas frases para que los invitados más especiales para los novios tuvieran su rinconcito.

image

image

image

image

image

image

Y, por último, les puse un bolsillito para que puedan guardar cualquier recuerdo de su gran día: fotos, cartas, tarjetas…

image

 

Aquí os dejo un vídeo, colgado en mi canal de Youtube, en el que podréis ver mejor este libro de firmas.

 

Desde aquí, quiero dar las gracias a Andrea por haber confiado en El rincón de Virginia y a los novios por sus halagos y hacerme sentir orgullosa de mi trabajo. ¡Que seáis muy felices!

Hasta la próxima.

Calendario de adviento DIY

Hola a tod@s.

Acabamos de empezar mes, diciembre. Un mes en el que solemos estar más contentos, más de buen rollo, hacemos las acciones solidarias del año y nos reunimos mucho más con amigos y familiares. Y todo esto se debe a que ¡es Navidad!

Yo no sé a vosotros pero para mí es la época del año preferida. Me encanta decorar la casa, las luces de las calles, la alegría e ilusión de los niños y que, muchas veces, gracias a ellos volvemos a nuestra infancia y recuperamos esa ilusión. Son unos días mágicos.

Y como ya viene siendo tradición en casa, este puente tocaba sacar el árbol y los adornos navideños. Pero como no me podía aguantar hasta el día 6, preparé unos calendarios de adviento que nos van acercando a la Nochebuena.

En el post de hoy quiero enseñaros algunas ideas de calendarios de adviento DIY para que os animéis (si os gusta). Si tenéis niños en casa, como es mi caso, os lo aconsejo porque eso de ir destapando cada día un paquetito para tener una sorpresa… Les encantará.

Pues bien, manos a la obra.

Quiero empezar enseñándoos los dos que he preparado este año y tengo que deciros que me estrenaba en esto de los calendarios de adviento. Uno lo hice para casa y el otro para mi clase.

Un día, de compras por una tienda de decoración, me encontré una sección de manualidades y scrap y, por supuesto, tuve que hacer una paradita. Compré cositas interesantes, entre las que estaba un kit con bolsitas kraft, stickers, pincitas y una cuerdecita muy mona, para hacer un calendario de adviento. A mí la idea ya me rondaba de hacía tiempo así que ni me lo pensé, me lo llevé. El problema es que tuve que volver a por más 😉

IMG_3754

IMG_3757

IMG_3763

La verdad es que es muy sencillo de montar y viene con adornos, pero me costó bastante decidir dónde y cómo colocarlo. Al final opté por ponerlo en la pared (así tengo excusa para pintarla).

IMG_3761

IMG_3760

Dentro de cada bolsita puse cositas que sé que les gustará descubrir a mis peques: cuños, juguetitos que tenían olvidados y chocolatinas. Cada día de la semana, uno de ellos va abriendo la “sorpresa” y me encanta verles la cara de emoción al ver un simple cuño, o el muñequito con el que han estado jugando todos los días hasta ahora. Para ellos es como un premio y, lo que más me gusta, es que con este pequeño juego, su conducta va mejorando.

image

image

image

Ahora os enseño el que preparé para mi clase. Había comprado una cuerda con pinzas para preparar un calendario, ya que no tenía muy claro de cómo hacerlo, y como no me servía para casa decidí llevármelo a la clase. Pero, ¿cómo lo montó? Entonces vi mi caja de papeles de scrap y toda la cantidad de recortes y sobras de otros proyectos que tengo. Cogí algunos y corté otros e hice unas tarjetas para decorar cada día de nuestro calendario de adviento.

IMG_3737

IMG_3744

IMG_3738

IMG_3741

Después preparé unas tarjetas con el hastag del número del día (ya que mis alumnos son de 6º y ya forma parte de su “vocabulario”) y el nombre de cada niño, siguiendo el orden de lista, así ya saben cuándo le toca leer a cada uno.

IMG_3740

Detrás de esa tarjeta hay una frase, un consejo o una indicación para que intentemos seguirlo a lo largo de todo el día como, por ejemplo, recuerda a tu familia lo mucho que los quieres, pasa un rato en el patio con alguien con quien no sueles jugar o hablar, pasa la tarde con un niño pequeño y hazlo feliz, o recoge tu habitación sin que nadie te lo pida.

IMG_3739

A los niños les ha encantado y son los primeros que me recuerdan por la mañana que hay que leer la tarjeta; y lo que más me está gustando a mí es que lo están cumpliendo, y luego me cuentan sus experiencias, las reacciones de sus padres… Es muy bonito y satisfactorio.

Pero como sé que no tod@s sois tan “mañosos” os traigo otras ideas, algunas más sencillas y otras un poco más elaboradas, pero muy chulas todas. Os pongo las imágenes y los enlaces a las web donde podéis encontrar tutoriales, dónde comprarlos o cómo hacerlos.

Espero que os animéis a hacer vuestro propio calendario de adviento DIY (todavía estáis a tiempo), y os puedo asegurar que, con este pequeño “juego”, estamos enseñando a los niños cosas que siempre intentamos inculcarles pero que muchas veces nos cuesta llegar a ellos.

Hasta la próxima.

EL MEJOR TRABAJO DEL MUNDO

Hola a tod@s.

Algunos no opinarán lo mismo pero os aseguro que tengo el mejor trabajo del mundo. Y digo que no opinarán lo mismo porque no todos los maestros o profesores son de vocación (gran error) y lo que hace que estén cansados o desmotivados. Nuestra profesión (a simple vista) parece que sea fácil, cómoda, y algunos nos envidian por el horario que tenemos o las vacaciones que disfrutamos (que, en algunos casos, no es tanto como parece). ¡Qué equivocados estáis! ¿Os habéis preguntado alguna vez todo el trabajo que hay detrás de una clase o un curso escolar? Pues os puedo asegurar que es mucho y hay que dedicar bastante tiempo en casa.

Yo sí que creo que tengo un trabajo envidiado por todos pero no por lo que he dicho antes, sino por los verdaderos protagonistas: los alumnos, mis niños. Es lo mejor de mi profesión, ver cómo aprenden, cómo disfrutan o cómo siguen todos tus consejos. Cuando tienes una tutoría con unos padres y te dicen una y otra vez lo contentos que están con tu trabajo y lo agradecidos que están con lo que estás causando en su hijo o hija, eso no tiene precio. Y cuando ves eso mismo día a día en tu clase con tus alumnos, que te den un abrazo los peques cada vez que entras en el comedor y te estrujen o que oigas tu nombre una y otra vez mientras vas saliendo hacia casa al final del día, hace que se te olviden los problemas y te des cuenta de lo maravillosa que es tu profesión.

En lo poco que llevamos de curso, mis niños de este año han tenido varios detalles conmigo. El segundo día ya tenía una pulsera hecha por una niña con todo el amor y el cariño del mundo. Dos semanas más tarde otra me regaló un botecito de chuches “Nubes rosas para días grises”, de Happy Pills. Se fue a un concierto y pasó el fin de semana en Barcelona y se acordó de mí. Estuches de Mr. Worderful también han caído en mis manos gracias a mi gran chico (del que estoy súper orgullosa por el cambio que está teniendo este año). Y la última sorpresa me ha encantado y ha empujado a que haga este post.

IMG_3415

 

IMG_3709

Me ha gustado porque estoy empezando a inculcar (o a hacer que unas niñas descubran) una afición que despierta la creatividad, favorece la concentración, la toma de decisiones y ¡es preciosa!. Estoy hablando del scrapbook, que ya sabéis que soy una gran fan. Durante un tiempo han estado trabajando en secreto y en equipo, otro valor añadido, para darme esta sorpresa. Además, el scrap, también ha hecho que unas niñas que no se conocían mucho se conviertan en unas verdaderas amigas y está naciendo una bonita amistad entre ellas.

IMG_3711

 

IMG_3712

 

IMG_3713

 

IMG_3715

 

IMG_3717

 

IMG_3718

 

IMG_3719

 

No me digáis que no es adorable que dediquen sus ratos libres, sus patios o momentos para relajarse, pensando en ti y queriendo sacar lo mejor de ellas.

Chicas, sé que estaréis leyendo esto ahora mismo y espero que os devuelva, aunque solo sea un poco, el cariño que me estáis demostrando. Cuando un día hablando comenté que en alguno de mis posts nombraría a alguien de la clase (después de que me dieseis vuestro regalo) vuestras caras de alegría y emoción al pensar que podríais ser vosotras me hicieron reiterarme en lo que pienso. ¡¡Tengo el mejor trabajo del mundo!! Así que gracias, gracias y gracias.

Y a todos los que sois maestros, deciros que los niños también necesitan de nuestro cariño (y no solo de los conocimientos que les transmitimos). Para ellos somos como sus “segundos padres“, somos y seremos figuras importantes en su vida. Seguro que todos recordamos a aquellos profesores que nos han marcado, pero no por lo que nos han enseñado, sino porque hemos conectado con ellos, nos han motivado, ayudado, dado todo su cariño. Vosotros que sois docentes, ¿queréis pasar desapercibidos en la vida de vuestros alumnos? ¿O queréis que os recuerden siempre como uno de sus profesores preferidos? Hagamos un examen de conciencia y valoremos de vez en cuando nuestra práctica docente. No olvidéis que trabajamos con personas y que algún día pediremos a los profesores de nuestros hijos que lo hagan.

Frase-547x221

 

Hasta la próxima.

 

 

Mini álbum “I am”

Hola a tod@s.

Se acercaba el final de curso y las mamás de los caballitos de mar quisieron tener un detalle con la seño de sus niños. Pero querían que este detalle fuera algo que recordara, que pudiera guardar y ver cada vez que se acordara de sus alumnos, y que fuera algo emotivo, más sentimental.

Así que me puse manos a la obra y salió un mini álbum precioso, del cual me siento muy orgullosa porque la combinación de papeles era realmente bonita. Lo papeles son de Simple Stories de la colección “I am”.

Es un álbum de acordeón o zigzag. Este tipo de álbumes me gusta mucho porque no es nada complicado de hacer y puedes añadir todas las solapas que quieras. Lo puedes hacer tan extenso como desees, incluso añadirle sobres o bolsillos.

IMG_1479

IMG_1480

IMG_1481

IMG_1482

 

Los detalles, como otras veces os he comentado, los he resaltado con goma eva. Además, para este álbum he intentado buscar tags con mensajes relacionados con el regalo estaba preparando: el final de curso de una tutora.

IMG_1483

 

En una de las solapas del zigzag he puesto un sobre con unas tarjetas y para que pudiera guardar más fotos, mensajes o recuerdos. Como podéis ver, para abrirlo y cerrarlo he puesto un poquito de velcro.

 

IMG_1484

 

Y los tags relacionados con la profesión de la protagonista: el mundo de la educación, la docencia.

IMG_1485

IMG_1486 IMG_1487

También he puesto solapas para que haya más espacio para las fotos y los mensajes de los niños. ¡¡Es difícil recopilar dos cursos en un mini álbum!!

IMG_1488 IMG_1489

¡Me encanta esta página y las letras doradas de “I am”! Y el detalle de los corazones en relieve.

IMG_1490 IMG_1491

 

Aquí le he puesto un bolsillo con unas etiquetas dentro para que también pueda guardar más fotos o lo que ella quiera.

IMG_1492 IMG_1493

Y este es el resultado del mini álbum extendido. Aquí se aprecia muy bien la forma que tiene de zigzag.

IMG_1494 IMG_1495 IMG_1496

 

¿Qué me decís? ¿Os gusta? Yo tengo que reconocer que de todos los proyectos que he hecho es uno de mis preferidos. Me encantan los colores pastel, rosa, turquesa, la combinación con el dorado, todas y cada una de las etiquetas y mensajes…

No os enseño el resultado final con las fotos y los mensajes porque quiero preservar la privacidad de los niños. Lo llené con fotos de grupo y individuales de cada uno de los niños de la clase y tags de cartulina en color crema con mensajitos de sus alumnos. Y tengo que confesar que a la seño Sandra le encantó, ¡hasta hicimos que se emocionara y nos enseñara sus lágrimas de felicidad!

Como veis, el resultado es espectacular, pero muy sencillo de hacer. Ahora solo me queda animaros a que lo intentéis.

Hasta la próxima.