Boda Alba y Leo

Hola a tod@s.

El año pasado creo que batí récords con el tema de las bodas. Tuve muchísimas. Este año pensaba que me daría un respiro pero cada vez van saliendo más. Pero qué se le va a hacer. Es lo que tiene casarse la primera y hace 6 años, que ahora empiezan todas y se nos amontonan, jajaja.

El mes pasado se casó una de mis amigas, la primera de esta nueva tanta que nos viene, y me pidió que le hiciera un libro de firmas. Pero, ¿qué sería de un libro de firmas sin su correspondiente rinconcito? Así que me puse manos a la obra y se lo preparé.

FullSizeRender 14

Como veis, la decoración es muy sencilla: pompones, fotos de los familiares de los novios el día de su boda, elementos decorativos antiguos, unos banderines de madera que quedaban genial con el toque vintage del rincón y, por supuesto, el libro de firmas. 

FullSizeRender 10FullSizeRender 8

FullSizeRender 16

FullSizeRender 12IMG_8810FullSizeRender 18FullSizeRender 4FullSizeRender 5FullSizeRender 11FullSizeRender 7

Tanto a los novios como a los invitados les encantó y yo también estoy bastante contenta con el resultado.

Pero no solo me encargaron este rincón de firmas, sino también algo de decoración para la fiesta pre-boda que celebró la novia el día anterior.

Ya que estábamos en pleno julio y con un calor tremendo decidí darle color y alegría, así que opté por una decoración veraniega. Preparé un photocall con su correspondiente atrezzo y unos banderines con la fecha de la boda.

FullSizeRender 9FullSizeRender 6

Era la primera vez que hacía estas flores de papel tan grandes y quedaron genial, muy resultonas y perfectas para este tipo de decoración. Tan solo hay que sacar una plantilla (yo las encontré en pinterest), recortar y pegar. Las flores las acompañé de pompones, globos y de unas hojas tropicales.

FullSizeRender 17FullSizeRender 13FullSizeRender 15

Los banderines están hechos con el papel de scrap que me sobra de los álbumes y demás proyectos y con la banner punch board de We R Memory Keepers. En la foto se aprecian los diferentes tipos de banderines que se pueden hacer con ella. Hice también unos festones en cartulina negra para que resaltara sobre el color y encima un círculo blanco con las letras y números de la fecha de la boda.

FullSizeRender 19

Los pompones que sobraron los utilizamos para decorar un pequeño rincón con chuches.

Y, bueno, qué decir de la boda. Lo pasamos genial, fue muy emotiva y tengo a las mejores amigas que se puede tener. Por cierto, la del barrigón soy yo 😉

IMG_8856

Hasta la próxima.

 

 

Anuncios

Cumpleaños pirata

Como cada año, desde hace ya 5, el 9 de agosto es una fecha muy especial para mí porque fue el día en que me convertí en madre por primera vez. Además de que es normal que celebremos el cumple de los niños, en nuestro caso se está convirtiendo ya en una tradición porque Gonzalo ya elige la temática de sus fiestas y lo preparamos juntos con muuuucho amor 😉

Este año quería una fiesta pirata y la tuvo. Lo cierto es que entre la bodas, los encargos y mi barrigón no me la he podido currar lo que me gustaría, pero creo que no quedó del todo mal. Juzgadlo vosotros mismos.

Lo primero que hicimos ese día en cuanto nos despertamos fue la tarta (aunque no soy una gran experta en repostería). Gonzalo la quería de chocolate así que optamos por un bizcocho que gusta a todos. Mi idea era rellenarlo de una buttercream de queso pero me quedó muy fino, así que pensé hacer otro y poner el relleno por medio, algo que Gonzalo rechazó enseguida porque a él no le gustaba, y cómo me iba a negar si él era el protagonista de la fiesta. Así que me vi con la crema preparada y sin saber qué hacer con ella. De repente me vino un recuerdo de los mejores cupcakes del mudo mundial que probé en Magnolia Bakery en Nueva York y encontré la solución perfecta: red velvet cupcakes, que iban perfectos con la decoración. Fue todo un acierto y lo mejor de todo fue que ¡estaban deliciosos!

Archivo_001-2IMG_9232

Después de estar toda la mañana metida en la cocina con mis mejores pinches, que casi que me ensuciaban más que me ayudaban, tocaba el turno de decorarlo todo (y seguir cocinando lo que íbamos a comer, claro).

Para la decoración utilicé los colores blanco, rojo y negro. Hice unos banderines de fieltro en rojo y negro con el mensaje “Felicidades Gonzalo” y como mi última adquisición fue la banner punch board de We R Memory Keepers me resultó comodísimo y muy rápido de hacer. Las letras las hice en cartulina y utilicé la mini alphabet punch board, también de We R Memory Keepers.

Archivo_003

FullSizeRender 3

En la puerta de entrada siempre le pongo algo que anuncie la fiesta. A Gonzalo, como buen anfitrión, le gusta ser el primero en entrar y conducir a sus invitados a su fiesta. Así que le preparé algo que no sé muy bien cómo llamar (un cartel, un móvil, un colgador…) o lo acompañé de un 5, los años que cumplía. Está todo hecho con cartulina y cintas de raso para colgar.

Archivo_005

Pero, sin duda, lo que más le gustó fue el photocall. Esta vez lo hice algo diferente, más dinámico. El peque quería un barco con timón para ser un auténtico pirata. Yo lo veía un mundo, pero resultó ser muy fácil de hacer. Tan solo necesité cajas grandes de cartón (que por suerte tenía en casa) y unas cartulinas para decorar. Se podría haber pintado, pero la verdad es que se acaba antes pegando la cartulina y el resultado es muy limpio. Además del barco y el timón, también le hice un ancla y un tiburón.

Archivo_001

Al fondo pusimos una vela pirata con una cartulina negra enganchada a una caña y daba la impresión de estar en un barco de verdad (al menos para los niños).

En cuanto al atrezzo no quise poner lo de siempre, el típico photo booth, así que puse pañuelos piratas, parches, espadas, complementos de disfraces que tenía por casa de los niños y sí, lo reconozco, un pequeño photo booth de labios, bigotes… para que los más mayores tuviésemos más juego.

Archivo_000-4

IMG_9238IMG_9234DSC_0095

El año pasado le hice una lámina con información sobre el protagonista y este año opté por hacerla sobre piratas. Mismo método anterior: cartulina y la mini alphabet punch board.

Archivo_002-2

Archivo_001-5Archivo_000-2

Por supuesto, no podían falta pompones, globos y más guirnaldas y banderines.

Archivo_003-4

Archivo_000-5

Esta fue la única decoración que compré hecha.

Archivo_002

La candy bar la decoré con pompones, el nombre del niño con unas letras blancas de madera y tarros de cristal adornados con unas tags piratas que imprimí de aquí. Los banderines frontales también los podéis conseguir aquí. Le puse dos caminos de rallas rojas y blancas sobre el mantel negro para que siguiera la misma tonalidad de toda la decoración. Y, como viene siendo ya un clásico, había que poner los juguetes piratas que teníamos 🙂

IMG_9239IMG_9232IMG_9231DSC_0059DSC_0060DSC_0061

En la mesa principal pusimos toda la comida para que cada uno se sirviese a modo bufete y en algunos punto puse unos toppers piratas que encontraréis aquí.

DSC_0062DSC_0063

Y, por último, solo me queda enseñaros los juegos que siempre me gusta preparar para que los niños se diviertan mientras los adultos pasamos un ratito tranquilos y de charraeta.

Esta vez Gonzalo eligió tres: tiro al garfio, memory pirata y guerra de cañones. 

Archivo_001-3

El memory lo podéis conseguir aquí, aunque a mí me costó y al final opté por ir cortando la imagen. Yo lo imprimí, pegué a una cartulina negra y le puse por detrás unas calaveras. Después lo plastifiqué para que nos durase mucho y así poder jugar con él en casa.

El tiro al garfio es muy sencillo de hacer y a los peques les encantó. En un corcho que podemos tener por casa para colgar notas, avisos, fotos o lo que sea (y si no lo tenemos es muy barato de conseguir) puse una cartulina blanca para taparlo y le pequé vasos de plástico negros. A estos vasos les puse unos garfios hechos con alambre y forrados con papel de plata y listo.

Pero la joya de la corona fueron los cañones. Globos negros grandes con agua y… ¡a lanzar! Opté por los globos grandes porque al llenarlos de agua se explotan con menos facilidad que los pequeños. Pero como me veía que se iban a empapar enteros y ya era de noche, varié el juego y en vez de lanzárselos les dije que tenían que hacer canasta en la cesta.

IMG_9242

Y llegó el momento tarta, mi preferido. Mirad la cara de Gonzalo. Le encanta que le canten “Cumpleaños feliz”. Como veis, adorné la tarta con un poquito de la buttercream de queso y con un set que compré pirata. La vela (que no se aprecia bien en la foto) tenía leds y hacía luces, todo un puntazo.

La verdad es que pasamos un día muy agradable y el protagonista disfrutó muchísimo, aunque yo ya no podía más, iba arrastrando hasta las piernas. Lo que llegamos a hacer por nuestros hijos.

Espero que os haya gustado el post de hoy y que os haya dado alguna idea para decorar vuestras fiestas.

Hasta la próxima.

 

CUMPLEAÑOS FELIZ

Hola a tod@s de nuevo.

¿Qué tal estáis? Hacía mucho tiempo que no me dejaba caer por aquí y no sabéis lo mal que me sabe. Prácticamente cada semana se me ocurre cosas que contaros o que enseñaros, pero (aunque suene a tópico) la vida es muuuuuy dura, sobre todo la vida de una mamá por partida doble y, además, que trabaja fuera de casa donde tiene 23 “hijos” más. Si a eso le sumamos la casa, marido, amigas, familia y proyectos, se hace muy difícil darle al blog la vida que se merece, pero se intenta.

Para los que me seguís y me leéis, sabéis que cuando El rincón de Virginia cumplió un año prometí que escribiría más y os enseñaría muchas más cosas de diferentes tipos. Pero como he dicho antes, a veces las cosas no salen como una espera y hay que establecer una lista de prioridades. Para mí (y supongo que para cualquier madre) mi prioridad número 1 y que es intocable son mis niños, y por eso este post está dedicado a ellos, concretamente a mi chico mayor que ya tiene ¡4 años!

Siempre me gusta celebrar los cumpleaños, los míos y los de los demás, pero desde que soy madre me hace especial ilusión celebrar los cumpleaños de mis niños. Me encanta prepararles la fiesta, decorar la casa, buscar una temática… especialmente ahora que ya son más mayores y van forjando su personalidad. Nos lo hemos pasado en grande: el protagonista, por la ilusión que ponía cada vez que descubría un nuevo “adorno”, y yo viendo su carita y su alegría por su fiesta.

Como no, la temática no podía ser otra: Avengers. O lo que es lo mismo: los Vengadores de Marvel. Gonzalo es súper fan, tiene a todos los personajes, y los que no tenía se los han regalado, así que ahora sí que tenemos la colección completa.

DSC_0735

Nada más entrar, una lámina del protagonista se podía ver en un caballete. La hice con una cartulina negra y con lápices de colores. Es muy sencilla de hacer y queda muy vistosa, ¿verdad? Podéis inspiraros en muchas láminas que hay por internet y poner el mensaje que queráis. Yo, como es lógico, le pregunté a mi peque y sus respuestas quedaron plasmadas.

DSC_0810

También había unos banderines para celebrar el cumple con un: “Felicidades Gonzalo”.

IMG_6987

 

Preparé unos pompones con papel de seda muy sencillos, pero les añadí una imagen típica de los superhéroes.

IMG_6961IMG_6962DSC_0812

Decoración de pared con el logo de Avengers.

DSC_0809

En ninguna fiesta puede faltar un photocall y mi peque no iba a ser menos. Hice una la silueta de una ciudad por la noche, con sus luces y todo, con un aire a Nueva York (hacia donde partíamos esa misma noche, y ya os contaré más adelante). También le preparé los atrezzos para el photocall relacionados con los superhéroes y unos botes con las siluetas de la ciudad para colocarlos.

IMG_6956IMG_6957IMG_6954

DSC_0800

DSC_0780DSC_0801

Para que los niños se entretuvieran y lo pasaran bien les preparé un juego de “bolos” de superhéroes. Con latas forradas con papel blanco y decoradas con los personajes más emblemáticos de Marvel, al estilo Lego (porque Gonzalo también en un gran fan de Lego).

IMG_6958

No podía faltar Lego en el cumple de Gonzalo, así que entre los dos (y con la ayuda de su hermano) montamos una “foto”, según mi peque, de los años que cumplía: 4.

IMG_7001

En cuanto a la comida, fue todo casero y muy sencillo. Tortillas de patata (que me encantan), mini hamburguesas gourmet, pizzas, empanadas y empanadillas, bocatas vegetales… Y, por supuesto, una mesa dulce llenita de chocolates y chuches. A Gonzalo y a mí se nos ocurrió decorar la mesa con todos los muñecos que tenía y se encargó él de colocarlo todo. Mi toque lo puse con los toppings de superhéroes.

IMG_6998DSC_0736IMG_6984IMG_6983IMG_6985

Fue una fiesta genial y lo mejor de todo es lo bien que se lo pasó Gonzalo. Se sentía un auténtico superhéroe, estaba contento y encantado con todo, además tuvo un moooontón de regalos. ¿Qué más se puede pedir?

Aunque lleve faena prepararlo todo, te quite tiempo y luego toque recoger, merece la pena solo por ver esa sonrisa especial que tienen los niños y yo, por mi hijo, lo que haga falta 😉

Hasta la próxima.

 

Reforma low cost

imageHola a tod@s.

Hace poco escribí un artículo para Qué aprendemos hoy, un blog en el que colaboro, sobre decoración low cost. Y qué mejor manera de explicarlo que practicando con el ejemplo.

Hoy os traigo la última reforma exprés que hice en casa y, lo mejor de todo, a bajo coste.

Llevo 4 años viviendo en mi pisito, pero ya no me gustaba mi baño. En realidad nunca me gustó, pero venía así con la casa y no podía cambiármelo. Estaba aburrida de los colores y no encajaba con el estilo que tenía el resto de la casa. Así que un día me decidí a cambiarlo. Pero, ¿cómo lo haría? Ya sabéis que una reforma implica tener la casa patas arriba una temporada, obras, obreros, pintores y un desembolso de dinero. Ahora mismo no me apetecía nada de eso y menos teniendo a los dos peques correteando por la casa.

Buscando por internet y recordando viejos programas de Decogarden, di con la solución: suelo vinílico. Este tipo de suelo es muy fácil de colocar, ya que es como un vinilo, y queda fenomenal. Hay diferentes estilos para elegir: parqué (en todas sus variantes), azulejo, cemento, cerámica, etc. Además, se puede encontrar en tiendas de bricolaje y, lo mejor de todo, es que dan el pego.

Tengo toda la casa con parqué y tener el suelo morado en el baño como que no. Quería que estuviesen todas las habitaciones integradas con el resto de la casa, pero poner parqué en el baño o la cocina es un poco arriesgado por la humedad. Los hay sintéticos que se pueden mojar, pero el mío no es así. Lo único que podía hacer era optar por el suelo vinílico y fue todo un acierto. Se puede lavar y no hay riesgo de que se estropee cuando nos duchamos.

 

Es muy fácil de colocar. En mi caso, al elegir el de parqué, viene en lamas como un adhesivo; solo hay que quitar el plástico y pegarlo al suelo. Lo malo es que hay zonas donde tienes que cortar para que cuadre. Si te equivocas, como me pasó a mí, se puede despegar con facilidad.

Además del suelo, también cambié el color de las paredes y, como tengo azulejos, compré una pintura especial para azulejos así, con el agua y la humedad no salta y se agarra bien. Me decidí por el color blando porque tengo toda la casa en ese tono y para darle más luminosidad y amplitud.

Así es como era antes.

imageimage

image

Y así es cómo ha quedado.

imageimageimageimageimage

 

¿Qué os parece el resultado? Yo estoy francamente contenta por cómo queda, por el poco tiempo que me ha llevado hacer la reforma y por lo económico que me ha resultado.

Si estáis pensando en cambiar algo de vuestra casa, ¿por qué no os animáis y hacéis como yo?

Hasta la próxima.

 

Calendario de adviento DIY

Hola a tod@s.

Acabamos de empezar mes, diciembre. Un mes en el que solemos estar más contentos, más de buen rollo, hacemos las acciones solidarias del año y nos reunimos mucho más con amigos y familiares. Y todo esto se debe a que ¡es Navidad!

Yo no sé a vosotros pero para mí es la época del año preferida. Me encanta decorar la casa, las luces de las calles, la alegría e ilusión de los niños y que, muchas veces, gracias a ellos volvemos a nuestra infancia y recuperamos esa ilusión. Son unos días mágicos.

Y como ya viene siendo tradición en casa, este puente tocaba sacar el árbol y los adornos navideños. Pero como no me podía aguantar hasta el día 6, preparé unos calendarios de adviento que nos van acercando a la Nochebuena.

En el post de hoy quiero enseñaros algunas ideas de calendarios de adviento DIY para que os animéis (si os gusta). Si tenéis niños en casa, como es mi caso, os lo aconsejo porque eso de ir destapando cada día un paquetito para tener una sorpresa… Les encantará.

Pues bien, manos a la obra.

Quiero empezar enseñándoos los dos que he preparado este año y tengo que deciros que me estrenaba en esto de los calendarios de adviento. Uno lo hice para casa y el otro para mi clase.

Un día, de compras por una tienda de decoración, me encontré una sección de manualidades y scrap y, por supuesto, tuve que hacer una paradita. Compré cositas interesantes, entre las que estaba un kit con bolsitas kraft, stickers, pincitas y una cuerdecita muy mona, para hacer un calendario de adviento. A mí la idea ya me rondaba de hacía tiempo así que ni me lo pensé, me lo llevé. El problema es que tuve que volver a por más 😉

IMG_3754

IMG_3757

IMG_3763

La verdad es que es muy sencillo de montar y viene con adornos, pero me costó bastante decidir dónde y cómo colocarlo. Al final opté por ponerlo en la pared (así tengo excusa para pintarla).

IMG_3761

IMG_3760

Dentro de cada bolsita puse cositas que sé que les gustará descubrir a mis peques: cuños, juguetitos que tenían olvidados y chocolatinas. Cada día de la semana, uno de ellos va abriendo la “sorpresa” y me encanta verles la cara de emoción al ver un simple cuño, o el muñequito con el que han estado jugando todos los días hasta ahora. Para ellos es como un premio y, lo que más me gusta, es que con este pequeño juego, su conducta va mejorando.

image

image

image

Ahora os enseño el que preparé para mi clase. Había comprado una cuerda con pinzas para preparar un calendario, ya que no tenía muy claro de cómo hacerlo, y como no me servía para casa decidí llevármelo a la clase. Pero, ¿cómo lo montó? Entonces vi mi caja de papeles de scrap y toda la cantidad de recortes y sobras de otros proyectos que tengo. Cogí algunos y corté otros e hice unas tarjetas para decorar cada día de nuestro calendario de adviento.

IMG_3737

IMG_3744

IMG_3738

IMG_3741

Después preparé unas tarjetas con el hastag del número del día (ya que mis alumnos son de 6º y ya forma parte de su “vocabulario”) y el nombre de cada niño, siguiendo el orden de lista, así ya saben cuándo le toca leer a cada uno.

IMG_3740

Detrás de esa tarjeta hay una frase, un consejo o una indicación para que intentemos seguirlo a lo largo de todo el día como, por ejemplo, recuerda a tu familia lo mucho que los quieres, pasa un rato en el patio con alguien con quien no sueles jugar o hablar, pasa la tarde con un niño pequeño y hazlo feliz, o recoge tu habitación sin que nadie te lo pida.

IMG_3739

A los niños les ha encantado y son los primeros que me recuerdan por la mañana que hay que leer la tarjeta; y lo que más me está gustando a mí es que lo están cumpliendo, y luego me cuentan sus experiencias, las reacciones de sus padres… Es muy bonito y satisfactorio.

Pero como sé que no tod@s sois tan “mañosos” os traigo otras ideas, algunas más sencillas y otras un poco más elaboradas, pero muy chulas todas. Os pongo las imágenes y los enlaces a las web donde podéis encontrar tutoriales, dónde comprarlos o cómo hacerlos.

Espero que os animéis a hacer vuestro propio calendario de adviento DIY (todavía estáis a tiempo), y os puedo asegurar que, con este pequeño “juego”, estamos enseñando a los niños cosas que siempre intentamos inculcarles pero que muchas veces nos cuesta llegar a ellos.

Hasta la próxima.

¡Vuelta al cole!

Hola a tod@s.

Se acabó el verano (bueno, para mí las vacaciones). Con septiembre vuelvo a la “tierra”, a la realidad, a mi rutina. He disfrutado muchísimo de mi familia, hemos estado en la playa y los niños se lo han pasado en grande, sobre todo el peque que, prácticamente, era todo nuevo para él.

He de reconocer que también he desconectado bastante del trabajo. ¿Y para qué sino está el verano y las vacaciones? Los que seáis profesores como yo seguro que me entendéis. Pasamos todo el curso a tope y el final de curso es frenético, con las evaluaciones, las finales, los claustros, cursos de verano… Y lo cierto es que las vacaciones se cogen con muuuchas ganas.

Pero todo lo bueno se acaba y ahora empieza un nuevo curso. Un comienzo de curso que cogemos con ganas, con ilusión, con ideas nuevas, con las pilas cargadas… A ver cuánto nos duran esta vez 😉

En el post de hoy quiero enseñaros algunas de las cosas que he hecho en mi clase, en cuanto a la decoración y organización.

image

 

image

 

image

 

image

 

image

 

image

 

En mi colegio tenemos paneles en las clases, en algunas tenemos más y en otras menos, y hay veces que la decoración es algo repetitiva y poco original. Este año, para evitar esto, se me ha ocurrido (gracias a la ayuda de Pinterest) convertir un panel en un calendario gigante. Me gusta poner siempre un calendario (tamaño A4) para ir anotando los exámenes, entrega de proyectos y fechas importantes. Así que, ¿qué mejor manera de que todo el mundo pueda verlo que haciendo un calendario gigante? ¿Qué os parece? En la parte inferior he colocado dos sobre con los papeles que podemos utilizar para anotar los recordatorios, y con tarjetas para marcar los cumpleaños, festividades o días especiales. Además, una mariposa nos indica en qué día estamos. A los niños les encanta.

image

 

image

image

 

image

 

image

 

En el pasillo de la entrada a clase también tenemos otro panel y este año he querido darles la bienvenida a mis alumnos con la temática de la película “Up“. He aprovechado también para decorar la puerta del mismo estilo.

image

 

image

 

image

 

image

 

Conforme se va desarrollando el curso, los niños empiezan a perder colores, reglas, o van apareciendo en clase cosas que no tienen dueño, así que he hecho unas cajitas donde guardar todo lo que vayamos encontrando. Han quedado muy graciosas y son facilísimas. He utilizado bricks de leche, los he limpiado y los he forrado con trozos de papel de scrap y washi tape. ¡Sencillísimo!

image

 

image

 

image

 

Y ahora solo me queda desearos suerte en vuestra vuelta al cole (o al trabajo), tanto si sois profesores, como si sois alumnos, si vais al instituto o a la universidad. Seguro que nos va a todos fenomenal.

image

Ánimo y hasta la próxima.

Año nuevo vida nueva

Esta semana, en una reunión de trabajo, una compañera explicaba que le costaba mucho verbalizar lo que sentía, lo que pensaba. Ahora mismo yo me siento así. Además, durante esta semana he repetido bastante eso de “Año nuevo vida nueva”, lo he aconsejado incluso, así que debo predicar con el ejemplo.

Desde hace un tiempo me siento rara;  no estoy como siempre, pero no sé por qué. Tal vez sea porque llevo bastante tiempo metida en una rutina, porque no me siento motivada, porque he perdido esa “chispa”… Siento que necesito algo, pero no sé qué y llevo algunas semanas así.

Estaba como perdida.

Hasta ayer.

Mis chicos y yo salimos por la tarde a comprar un juego de cubierto que necesitábamos con muuucha urgencia (se nos perdieron o rompieron casi todos) y fuimos a la tienda Casa. Paseando por ahí, de repente vi la luz. Me di cuenta que necesita dar un cambio en casa, necesitaba ver cosas nuevas, que me slegrase, diesen un aire nuevo a mi hogar, a mi rinconcito. Necesitaba estrenar, ¡¡con lo que a mí me gusta estrenar!!

No sé si os habréis sentido alguna vez de esta forma o si os habrá pasado esa necesidad de renovar tu casa, tu armario o lo que sea. Esa inquietud por sentir que te falta algo y no saber qué es. O peder tu “chispa”.

La verdad es que es muy gratificante, es un soplo de aire fresco, es una alegría descubrir qué era lo que faltaba, qué es lo que necesitas y sentirte motiva de nuevo.

Pues bueno, entre mis adquisiciones estaban esos cubiertos tan necesitados, pero muchísimas cosas más. Desde un divertido felpudo moustache, que tanto me gusta, hasta una preciosa caja para guardar fotos y mi material de scrap cuando le hago los álbumes a mis peques.

Sabéis que soy una fan del DIY así que eso no podía faltar.

Conforme le vaya dando forma a mi rinconcito y vaya haciendo cositas con mis nuevas adquisiciones os iré contando.

Y con este post os animo a que busquéis, a que cambiéis si os sentís perdidos, aburridos, desmotivados… Porque con muy poco se consigue mucho y hay veces que debemos de hacer caso al refranero español: “Renovarse o morir”. Nunca perdáis la sonrisa, la alegría y las ganas de vivir.

Ya que estamos a punto de empezar la semana os deseo que seáis muy felices, positivos y que disfrutéis del buen rollo.

Hasta la próxima.