SUPERHÉROES INVISIBLES!!!

Hola a tod@s.

¡Cuánto tiempo sin pasarme por aquí! ¿Me habéis echado de menos? Yo, la verdad es que sí, pero entre el trabajo y los niños a veces se me hace un poquito imposible. Pero… ¡ya estoy de vuelta!

Hoy no vengo a enseñaros lo que habitualmente hago. Hoy toca un poquito de reflexión. Y una mención especial a unas grandes personas que ni nos damos cuenta de que existen. Son esos superhéroes invisibles que dedican su tiempo libre de manera gratuita, sin pedir nada a cambio y con unas ganas e ilusión increíbles, que hacen que la vida de otras personas sea mejor.

Me estoy refiriendo a los voluntarios en general, pero sobre todo a los voluntarios de la Casa Ronald. Tengo la suerte de conocer de cerca la labor que hacen y haber estado en la Casa Ronald de Valencia y me gustaría poner mi granito de arena dándolo a conocer a todos los que me estáis leyendo.

image

Algunos de vosotros tal vez nunca habréis oído hablar de ello, otros (si sois consumidores de McDonald’s) habréis visto una pequeña urna el mostrador de los restaurantes para echar el cambio y colaborar con un pequeño donativo. O tal vez ya los conozcas.

Pues bien, la Casa Ronald es una auténtica casa, “un hogar fuera del hogar”, para todos aquellos niños que tienen que estar hospitalizados largas temporadas por alguna enfermedad y se tiene que desplazar de su ciudad o otra. Imaginaos esta situación: tenéis un hijo al que le han diagnosticado una enfermedad grave y el mejor hospital para él, donde lo van a tratar mejor y lo pueden curar, está a muchos kilómetros de vuestra casa. Esto supone varias cosas: la familia se separa, ya que solo se puede quedar un acompañante; la familia entera se desplaza, lo que supone una gran gasto económico en hoteles; o, si no se tienen recursos, incluso se puede plantear la opción de quedarse en el coche y malvivir.

La Casa Ronald nace para que estas familias, puedan vivir en condiciones y de la mejor manera posible mientras se tiene a un niño enfermo. Pero no solo es eso, que ya me parece digno de alabar, sino que unos voluntarios se encargar de hacer que la vida de estos niños sea lo más feliz posible.

Yo conocí la Casa Ronald por una compañera de trabajo, que colabora activamente en ella. Un día que iban a hacer un taller de cupcakes, me dijo que si quería ir. Y yo, como experta repostera en estos dulces, cogí mi máquina, mis bártulos, mi gorro de cocinera, y a mi chiquitín, y nos fuimos para allá.

image

 

image

Desde ese me volví una fan incondicional de la Casa. Está perfectamente acondicionada para recibir a unas 15 familias (si no me equivoco) cada una con su habitación y baño privado, como si fuera un hotel. Pero, además, tienen lavadoras y secadoras, así como su nevera y despensa para poder tener su propio espacio como si de su casa se tratase. Pero lo que más me gustó es que, para que no parezca que están en un hotel y para que se convierta realmente en un hogar, las habitaciones no tienen números, sino que son animales: el pingüino, la ballena, etc. Tienen una gran cocina, con diferentes partes para cocinar, totalmente acondicionadas, un comedor común, dos salones (donde celebran fiestas) y una zona de juegos para los niños con todo lo que os podáis imaginar, para todas las edades. Además, tienen un jardín para tomar el aire y jugar cuando hace buen tiempo, ¡y su propio huerto! La Casa está llena de color, lo que la hace un lugar ideal para que los niños y sus familias pasen de la mejor forma posible esos momentos tan difíciles.

image

 

image

 

image

 

image

Semanalmente, los voluntarios realizan actividades y talleres para que los niños se diviertan, aprendan, rían y no se sientan “enfermos”. Hacen yoga, cupcakes, manualidades, etc. Cada vez que se acerca una época del año importante, como Navidad, Fallas, Pascua, Halloween… los niños se encargan de decorar toda la casa con la ayuda de los voluntarios. También reciben visitas especiales como el Payaso Ronald, los personajes de alguna película o serie que les guste o, incluso, algún famoso. ¡Les encanta!

image

 

image

 

image

 

image

Lo cierto es que es un lugar maravilloso, mágico y todo esto es gracias a esos superhéroes invisibles: los voluntarios. Se desviven por los niños, hacen de todo para alegrarles el día, se estrujan el cerebro por pensar actividades divertidas y únicas. Y, repito, sin pedir nada a cambio. Pero también sufren, porque es muy duro llegar un día a la Casa con un montón de cosas para hacer y encontrarse que han tenido que ser ingresados, que han tenido una recaída, que los niños están muy débiles, o recibir una mala noticia. Y, en esos momentos, tienen que hacer de tripas corazón, sacar la entereza y la fortaleza que tienen, y recibir al resto de los niños con la mejor de sus sonrisas. Eso los hace ser increíbles.

 

image

image

 

image

 

image

Reconozco que me gustaría ser voluntaria, estar más tiempo en la Casa, pero mi vida personal, ahora mismo, no me lo permite. Así que intento ayudar de todas las formas posibles y por eso os lo cuento, para ver si alguien se anima. Si tienes una Casa Ronald cerca puedes ir a visitarla y seguro que te reciben con los brazos abiertos, porque son todo corazón.

Este viernes se celebró el McHappy Day, un día en el que si pedías un Big Mac, todos los beneficios iban destinados a las Casas Ronald. Yo, por supuesto, no podía faltar, así que moví a toda mi familia y nos pedimos los Big Mac (aunque reconozco que es una hamburguesa que no solemos pedir, pero por una buena causa lo que sea).

 

image

image

Hace un mes, más o menos, hubo un concierto benéfico de Seguridad Social en favor de la Casa Ronald de Valencia y, por supuesto, también estuve allí con unos amigos a los que les agradezco enormemente su colaboración (y el buen rato que me hicieron pasar).

image

image

Y, como esto, hay muchos pequeños detalles a lo largo del año con los que podemos colaborar y contribuir a una buena causa. No nos cuesta nada, es más, disfrutamos de ello: de un concierto, de una deliciosa hamburguesa…

Espero que esto sirva para que reflexionemos un poco, para que nos pongamos en el lugar del otro y para darnos cuenta de que puede que algún día nosotros necesitemos de su ayuda y nos gustaría que nos la diesen. ¿Me ayudáis a que esos superhéroes dejen de ser invisibles? Compartidlo con todos vuestros contactos, corred la voz, animaros a colaborar… Lo que sea, pero vamos a quitarles el antifaz y a ponerles nombres y apellidos. Esto va por vosotros: Bea, María, Crisitina, Diana, José, Domingo, Pepi, Neus, Mireia, Loreto, Manolo, Pablo, Inma… y un largo etcétera. ¡Sois muy grandes!

image

 

image

 

image

 

image

 

image

Hasta la próxima.

Anuncios