Calendario de adviento DIY

Hola a tod@s.

Acabamos de empezar mes, diciembre. Un mes en el que solemos estar más contentos, más de buen rollo, hacemos las acciones solidarias del año y nos reunimos mucho más con amigos y familiares. Y todo esto se debe a que ¡es Navidad!

Yo no sé a vosotros pero para mí es la época del año preferida. Me encanta decorar la casa, las luces de las calles, la alegría e ilusión de los niños y que, muchas veces, gracias a ellos volvemos a nuestra infancia y recuperamos esa ilusión. Son unos días mágicos.

Y como ya viene siendo tradición en casa, este puente tocaba sacar el árbol y los adornos navideños. Pero como no me podía aguantar hasta el día 6, preparé unos calendarios de adviento que nos van acercando a la Nochebuena.

En el post de hoy quiero enseñaros algunas ideas de calendarios de adviento DIY para que os animéis (si os gusta). Si tenéis niños en casa, como es mi caso, os lo aconsejo porque eso de ir destapando cada día un paquetito para tener una sorpresa… Les encantará.

Pues bien, manos a la obra.

Quiero empezar enseñándoos los dos que he preparado este año y tengo que deciros que me estrenaba en esto de los calendarios de adviento. Uno lo hice para casa y el otro para mi clase.

Un día, de compras por una tienda de decoración, me encontré una sección de manualidades y scrap y, por supuesto, tuve que hacer una paradita. Compré cositas interesantes, entre las que estaba un kit con bolsitas kraft, stickers, pincitas y una cuerdecita muy mona, para hacer un calendario de adviento. A mí la idea ya me rondaba de hacía tiempo así que ni me lo pensé, me lo llevé. El problema es que tuve que volver a por más 😉

IMG_3754

IMG_3757

IMG_3763

La verdad es que es muy sencillo de montar y viene con adornos, pero me costó bastante decidir dónde y cómo colocarlo. Al final opté por ponerlo en la pared (así tengo excusa para pintarla).

IMG_3761

IMG_3760

Dentro de cada bolsita puse cositas que sé que les gustará descubrir a mis peques: cuños, juguetitos que tenían olvidados y chocolatinas. Cada día de la semana, uno de ellos va abriendo la “sorpresa” y me encanta verles la cara de emoción al ver un simple cuño, o el muñequito con el que han estado jugando todos los días hasta ahora. Para ellos es como un premio y, lo que más me gusta, es que con este pequeño juego, su conducta va mejorando.

image

image

image

Ahora os enseño el que preparé para mi clase. Había comprado una cuerda con pinzas para preparar un calendario, ya que no tenía muy claro de cómo hacerlo, y como no me servía para casa decidí llevármelo a la clase. Pero, ¿cómo lo montó? Entonces vi mi caja de papeles de scrap y toda la cantidad de recortes y sobras de otros proyectos que tengo. Cogí algunos y corté otros e hice unas tarjetas para decorar cada día de nuestro calendario de adviento.

IMG_3737

IMG_3744

IMG_3738

IMG_3741

Después preparé unas tarjetas con el hastag del número del día (ya que mis alumnos son de 6º y ya forma parte de su “vocabulario”) y el nombre de cada niño, siguiendo el orden de lista, así ya saben cuándo le toca leer a cada uno.

IMG_3740

Detrás de esa tarjeta hay una frase, un consejo o una indicación para que intentemos seguirlo a lo largo de todo el día como, por ejemplo, recuerda a tu familia lo mucho que los quieres, pasa un rato en el patio con alguien con quien no sueles jugar o hablar, pasa la tarde con un niño pequeño y hazlo feliz, o recoge tu habitación sin que nadie te lo pida.

IMG_3739

A los niños les ha encantado y son los primeros que me recuerdan por la mañana que hay que leer la tarjeta; y lo que más me está gustando a mí es que lo están cumpliendo, y luego me cuentan sus experiencias, las reacciones de sus padres… Es muy bonito y satisfactorio.

Pero como sé que no tod@s sois tan “mañosos” os traigo otras ideas, algunas más sencillas y otras un poco más elaboradas, pero muy chulas todas. Os pongo las imágenes y los enlaces a las web donde podéis encontrar tutoriales, dónde comprarlos o cómo hacerlos.

Espero que os animéis a hacer vuestro propio calendario de adviento DIY (todavía estáis a tiempo), y os puedo asegurar que, con este pequeño “juego”, estamos enseñando a los niños cosas que siempre intentamos inculcarles pero que muchas veces nos cuesta llegar a ellos.

Hasta la próxima.

Anuncios