¡SÍ SOMOS SUPERWOMEN!

Muchas veces he oído, leído e incluso dicho que las mujeres, especialmente las madres, no somos superwomen. Pero… ¡qué narices! SÍ LO SOMOS.

Pensamos, o nos hacen pensar, que nuestro deber es llegar a todo, llegar a tiempo y llegar bien. Se nos exige mucho tanto en el trabajo, como en la casa, incluso en nuestro aspecto físico. Tenemos que estar siempre guapas y a la moda, tener hijos y que sean monísimos y ser unas todoterreno compaginando el trabajo con la casa.

Nos consideran el sexo débil pero si me paro a pensar no entiendo por qué. ¿En qué momento nos hemos convertido en el sexo débil? O es que yo vivo otra realidad. Tal vez somos débiles porque no tenemos los músculos marcados ni una tableta de chocolate. Y yo me pregunto, ¿es de ser débil hacerte un hueco en el mundo laboral en un puesto altamente remunerado? ¿Es de ser débil quere estudiar la carrera de tus sueños independientemente de si te conviene o no? ¿Es de ser débil parir, ser madre y criar a tus hijos? ¿Es de ser débil estar siempre pendiente de todo y de los demás?

Muchas veces somos nosotras mismas las que nos exigimos tanto, las que nos ponemos el listón tan alto. Nos juzgamos y criticamos y continuamente nos estamos comparando. Que si mira qué uñas más perfectas, que si mira qué bien viste esa. Como se nota que no tiene hijos, etcétera, etcétera. Queremos que se nos respete. Empecemos por respetarnos nosotras mismas.

Me encanta que tengamos un día especial en el que se reconozca nuestro trabajo y esfuerzo pero hoy, hablando con mi madre, me decía que por qué las mujeres tenemos un día y los hombres no. Si queremos igualdad o todos o ninguno. Nos empeñamos en que nos vean y nos traten igual que a los hombres. ¿Por qué tenemos que pasarnos la vida luchando y gritando para que se nos oiga? ¡QUÉ INJUSTICIA!

De todas formas… tampoco está mal ser protagonistas un día, ¿no?

Adoro ser mujer, adoro ser maestra y adoro ser mamá. Me siento súper orgullosa de la vida que tengo y de todo lo que he conseguido.

Cuando llego al trabajo y escucho esa palabra que me saca una sonrisa siento que no podría haber elegido mejor profesión. Soy “LA SEÑO“.

Pero, desde luego, mi mejor faceta es la de ser MAMÁ. En mayúscula y bien grande porque no hay nada que me enorgullezca más que escucharlo de la boca de mis peques. El otro día mi hijo mayor hizo una descripción mía y contaba lo buena que era, lo guapa y todo lo que nos queríamos. Soy la única chica de mi casa (vivo con cuatro maromos) y me gusta mandar, así que los llevo a todos a raya. Me encargo de todo, de la casa, del cole de los niños, sus cumpleaños, disfraces y fiestas. Lo llevo todo y tengo la sensación de que les meto mucha caña. Pero, sorprendentemente, ellos ven que lo hago todo bien.

Y eso es lo que quiero explicar con este post. Que por mucho que queramos alcanzar la perfección, no nos engañemos. Lo hacemos día a día. Podemos con todo y somos unas SUPERWOMEN. Estoy escribiendo con mi bebé en brazos y no es porque lo quiera tener, sino porque las mujeres somos capaces de exprimir el día al máximo y hacer de todo. Sin embargo, un hombre se ahogaría en un vaso de agua.

Bueno, y después de todo este rollo, solo queda felicitar a todas las mujeres por todo lo que hacen. Sois grandes, muy grandes, especiales y maravillosas. Sois el motor de vuestra casa y una parte importantísima en vuestro trabajo. Sois como las hormiguitas que van haciendo poco a poco, que parece que no hacen nada, pero de pronto se ve la gran labor que han hecho.

¡VIVAN LAS MUJERES!

IMG_0457

 

Anuncios

Bautizo de Mateo

Hola a tod@s.

Hoy quiero enseñaros una decoración muy especial que preparé para el bautizo del pequeño de la casa, mi bebito Mateo.

Quisimos invitar a nuestros familiares y amigos para celebrar este acto tan especial e hicimos un pequeño picoteo en casa. Lógicamente, El rincón de Virginia tenía que poner su granito de arena.

En la escalera de entrada a la casa puse unas cintas en el pasamanos, globos y pompones para darle un aire de fiesta.

Y al subir la escalera había una pizarra grande que daba la bienvenida a los invitados y les indicaba hacia dónde debían ir.

Del techo colgué unos banderines, pompones y farolillos para ambientar la zona de las mesas y que mantuviera los mismos tonos de la decoración: blanco, azul y gris.

Pero lo que más gustó a la gente fueron las mesas dulces. Puse dos: una arriba y otra abajo, y, aunque quise hacerlas iguales, tuve que modificarlas un poco porque el espacio no era el mismo.

En la mesa puse el mantel blanco y unos caminos de rayas blancas y azules o azules de topos. Y botes de diferentes estilos y tamaños con chuches que no desentonaran con los colores de la decoración. No sabía yo que había tantas chuches azules en el mercado 🙂

En un rinconcito puse unos molinillos para que los niños se los llevaran de recuerdo y algunos peluches que le han ido regalando a Mateo por encima de la mesa. Así le daba un aire infantil muy chulo.

Para la pared preparé unos festones de diferentes tamaños y colores y unos banderines con el nombre del peque.

Además, para guardar un buen recuerdo de este día quise poner un libro de firmas, pero no uno convencional, sino algo original y diferente, que fuera apropiado para una fiesta donde el protagonista es un bebé. Así que hice unos marcos con unas cuerdas para colgar unos bodies donde los invitados escribían un mensaje para el peque. La verdad es que quedó genial, gustó mucho y lo he utilizado para decorar un rincón de su habitación.

A cada uno de los invitados les preparé un pequeño detalle para que se llevaran de recuerdo del bautizo de Mateo. Saqué una foto del peque y la puse en una tarjeta en la que había unos sellos con información del nacimiento de Mateo. Una cuerda cerraba la tarjeta y de ella colgaban dos etiquetas: una del bautizo de Mateo y la otra de agradecimiento.

¿Qué os parece? Ya sabéis, si alguna vez queréis decorar una fiesta o evento El rincón de Virginia tiene muchas ideas y recursos 😉

Hasta la próxima.

Boda Alba y Leo

Hola a tod@s.

El año pasado creo que batí récords con el tema de las bodas. Tuve muchísimas. Este año pensaba que me daría un respiro pero cada vez van saliendo más. Pero qué se le va a hacer. Es lo que tiene casarse la primera y hace 6 años, que ahora empiezan todas y se nos amontonan, jajaja.

El mes pasado se casó una de mis amigas, la primera de esta nueva tanta que nos viene, y me pidió que le hiciera un libro de firmas. Pero, ¿qué sería de un libro de firmas sin su correspondiente rinconcito? Así que me puse manos a la obra y se lo preparé.

FullSizeRender 14

Como veis, la decoración es muy sencilla: pompones, fotos de los familiares de los novios el día de su boda, elementos decorativos antiguos, unos banderines de madera que quedaban genial con el toque vintage del rincón y, por supuesto, el libro de firmas. 

FullSizeRender 10FullSizeRender 8

FullSizeRender 16

FullSizeRender 12IMG_8810FullSizeRender 18FullSizeRender 4FullSizeRender 5FullSizeRender 11FullSizeRender 7

Tanto a los novios como a los invitados les encantó y yo también estoy bastante contenta con el resultado.

Pero no solo me encargaron este rincón de firmas, sino también algo de decoración para la fiesta pre-boda que celebró la novia el día anterior.

Ya que estábamos en pleno julio y con un calor tremendo decidí darle color y alegría, así que opté por una decoración veraniega. Preparé un photocall con su correspondiente atrezzo y unos banderines con la fecha de la boda.

FullSizeRender 9FullSizeRender 6

Era la primera vez que hacía estas flores de papel tan grandes y quedaron genial, muy resultonas y perfectas para este tipo de decoración. Tan solo hay que sacar una plantilla (yo las encontré en pinterest), recortar y pegar. Las flores las acompañé de pompones, globos y de unas hojas tropicales.

FullSizeRender 17FullSizeRender 13FullSizeRender 15

Los banderines están hechos con el papel de scrap que me sobra de los álbumes y demás proyectos y con la banner punch board de We R Memory Keepers. En la foto se aprecian los diferentes tipos de banderines que se pueden hacer con ella. Hice también unos festones en cartulina negra para que resaltara sobre el color y encima un círculo blanco con las letras y números de la fecha de la boda.

FullSizeRender 19

Los pompones que sobraron los utilizamos para decorar un pequeño rincón con chuches.

Y, bueno, qué decir de la boda. Lo pasamos genial, fue muy emotiva y tengo a las mejores amigas que se puede tener. Por cierto, la del barrigón soy yo 😉

IMG_8856

Hasta la próxima.

 

 

Cumpleaños pirata

Como cada año, desde hace ya 5, el 9 de agosto es una fecha muy especial para mí porque fue el día en que me convertí en madre por primera vez. Además de que es normal que celebremos el cumple de los niños, en nuestro caso se está convirtiendo ya en una tradición porque Gonzalo ya elige la temática de sus fiestas y lo preparamos juntos con muuuucho amor 😉

Este año quería una fiesta pirata y la tuvo. Lo cierto es que entre la bodas, los encargos y mi barrigón no me la he podido currar lo que me gustaría, pero creo que no quedó del todo mal. Juzgadlo vosotros mismos.

Lo primero que hicimos ese día en cuanto nos despertamos fue la tarta (aunque no soy una gran experta en repostería). Gonzalo la quería de chocolate así que optamos por un bizcocho que gusta a todos. Mi idea era rellenarlo de una buttercream de queso pero me quedó muy fino, así que pensé hacer otro y poner el relleno por medio, algo que Gonzalo rechazó enseguida porque a él no le gustaba, y cómo me iba a negar si él era el protagonista de la fiesta. Así que me vi con la crema preparada y sin saber qué hacer con ella. De repente me vino un recuerdo de los mejores cupcakes del mudo mundial que probé en Magnolia Bakery en Nueva York y encontré la solución perfecta: red velvet cupcakes, que iban perfectos con la decoración. Fue todo un acierto y lo mejor de todo fue que ¡estaban deliciosos!

Archivo_001-2IMG_9232

Después de estar toda la mañana metida en la cocina con mis mejores pinches, que casi que me ensuciaban más que me ayudaban, tocaba el turno de decorarlo todo (y seguir cocinando lo que íbamos a comer, claro).

Para la decoración utilicé los colores blanco, rojo y negro. Hice unos banderines de fieltro en rojo y negro con el mensaje “Felicidades Gonzalo” y como mi última adquisición fue la banner punch board de We R Memory Keepers me resultó comodísimo y muy rápido de hacer. Las letras las hice en cartulina y utilicé la mini alphabet punch board, también de We R Memory Keepers.

Archivo_003

FullSizeRender 3

En la puerta de entrada siempre le pongo algo que anuncie la fiesta. A Gonzalo, como buen anfitrión, le gusta ser el primero en entrar y conducir a sus invitados a su fiesta. Así que le preparé algo que no sé muy bien cómo llamar (un cartel, un móvil, un colgador…) o lo acompañé de un 5, los años que cumplía. Está todo hecho con cartulina y cintas de raso para colgar.

Archivo_005

Pero, sin duda, lo que más le gustó fue el photocall. Esta vez lo hice algo diferente, más dinámico. El peque quería un barco con timón para ser un auténtico pirata. Yo lo veía un mundo, pero resultó ser muy fácil de hacer. Tan solo necesité cajas grandes de cartón (que por suerte tenía en casa) y unas cartulinas para decorar. Se podría haber pintado, pero la verdad es que se acaba antes pegando la cartulina y el resultado es muy limpio. Además del barco y el timón, también le hice un ancla y un tiburón.

Archivo_001

Al fondo pusimos una vela pirata con una cartulina negra enganchada a una caña y daba la impresión de estar en un barco de verdad (al menos para los niños).

En cuanto al atrezzo no quise poner lo de siempre, el típico photo booth, así que puse pañuelos piratas, parches, espadas, complementos de disfraces que tenía por casa de los niños y sí, lo reconozco, un pequeño photo booth de labios, bigotes… para que los más mayores tuviésemos más juego.

Archivo_000-4

IMG_9238IMG_9234DSC_0095

El año pasado le hice una lámina con información sobre el protagonista y este año opté por hacerla sobre piratas. Mismo método anterior: cartulina y la mini alphabet punch board.

Archivo_002-2

Archivo_001-5Archivo_000-2

Por supuesto, no podían falta pompones, globos y más guirnaldas y banderines.

Archivo_003-4

Archivo_000-5

Esta fue la única decoración que compré hecha.

Archivo_002

La candy bar la decoré con pompones, el nombre del niño con unas letras blancas de madera y tarros de cristal adornados con unas tags piratas que imprimí de aquí. Los banderines frontales también los podéis conseguir aquí. Le puse dos caminos de rallas rojas y blancas sobre el mantel negro para que siguiera la misma tonalidad de toda la decoración. Y, como viene siendo ya un clásico, había que poner los juguetes piratas que teníamos 🙂

IMG_9239IMG_9232IMG_9231DSC_0059DSC_0060DSC_0061

En la mesa principal pusimos toda la comida para que cada uno se sirviese a modo bufete y en algunos punto puse unos toppers piratas que encontraréis aquí.

DSC_0062DSC_0063

Y, por último, solo me queda enseñaros los juegos que siempre me gusta preparar para que los niños se diviertan mientras los adultos pasamos un ratito tranquilos y de charraeta.

Esta vez Gonzalo eligió tres: tiro al garfio, memory pirata y guerra de cañones. 

Archivo_001-3

El memory lo podéis conseguir aquí, aunque a mí me costó y al final opté por ir cortando la imagen. Yo lo imprimí, pegué a una cartulina negra y le puse por detrás unas calaveras. Después lo plastifiqué para que nos durase mucho y así poder jugar con él en casa.

El tiro al garfio es muy sencillo de hacer y a los peques les encantó. En un corcho que podemos tener por casa para colgar notas, avisos, fotos o lo que sea (y si no lo tenemos es muy barato de conseguir) puse una cartulina blanca para taparlo y le pequé vasos de plástico negros. A estos vasos les puse unos garfios hechos con alambre y forrados con papel de plata y listo.

Pero la joya de la corona fueron los cañones. Globos negros grandes con agua y… ¡a lanzar! Opté por los globos grandes porque al llenarlos de agua se explotan con menos facilidad que los pequeños. Pero como me veía que se iban a empapar enteros y ya era de noche, varié el juego y en vez de lanzárselos les dije que tenían que hacer canasta en la cesta.

IMG_9242

Y llegó el momento tarta, mi preferido. Mirad la cara de Gonzalo. Le encanta que le canten “Cumpleaños feliz”. Como veis, adorné la tarta con un poquito de la buttercream de queso y con un set que compré pirata. La vela (que no se aprecia bien en la foto) tenía leds y hacía luces, todo un puntazo.

La verdad es que pasamos un día muy agradable y el protagonista disfrutó muchísimo, aunque yo ya no podía más, iba arrastrando hasta las piernas. Lo que llegamos a hacer por nuestros hijos.

Espero que os haya gustado el post de hoy y que os haya dado alguna idea para decorar vuestras fiestas.

Hasta la próxima.

 

Meliá Villaitana

Hola a tod@s. ¿Qué tal estáis soportando este calor? Yo voy tirando de playa y piscina y estando debajo del aire acondicionado. Lo que no sé es cómo voy a sobrevivir con el panzón hasta septiembre, jeje.

Hoy os quiero enseñar uno de nuestros destinos familiares favoritos y que se ha convertido en los últimos años en parada veraniega obligatoria, aunque solo sean unos días. Se trata del Meliá Villaitana,  un maravilloso hotel en Benidorm.

La primera vez que mi marido me propuso ir a pasar unos días allí con nuestro primer bebé no me hizo mucha gracia. No es lo mismo viajar solos que con un niño a punto de cumplir un año, con la de trastos que necesitan y, encima, a Benidorm, que no es que tenga nada de malo pero había estado muchas veces y los lugares con excesivo turismo no me van mucho. Accedí a pasar tan solo una noche para que él tuviera el gusto de “salir de casa” y fue lo mejor que podíamos haber hecho.

Desde entonces, intentamos ir todos los años 3 o 4 días. Ahora cuando os cuente y os enseñe fotos lo entenderéis todo. ¡Es un paraíso!

IMG_9011

El hotel simula un pueblo mediterráneo con sus edificios y casitas coloridos. Tanto las habitaciones como los diferentes servicios que ofrece el hotel están totalmente integrados en la temática del hotel. Realmente parece que estés en un pueblo y no te hace falta salir para nada de allí. De hecho, para ir a muchas de sus habitaciones te llevan en un buggie porque el camino es bastante complicado.

IMG_9102IMG_6637

IMG_9009

DSC_0658DSC_0662DSC_0663DSC_0665IMG_9073IMG_9078IMG_9082IMG_9084

Tiene una plaza con su iglesia y su campanario, cuyas campanas dan la hora. En la plaza es donde se hacen muchos de los espectáculos, como musicales, y la iglesia es un centro de convenciones donde se celebran banquetes, etc.

IMG_9096IMG_9098

El hotel cuenta con diferentes restaurantes para comer y cenar: comida mediterránea, italiana, barbacoa o un mix combinando tapas y pinchos españoles con food trucks de sushi, kebabs, mejicana, etc.

IMG_9015DSC_0652

IMG_9064

Este año han añadido una novedad y es el todo incluido. En cuanto haces el check in, te ponen una pulsera (negra para los adultos y azul para los niños) y con ella puedes pasarte todo el día comiendo y bebiendo porque está toooodo incluido. Además, con las piscinas tan chulas que tienes parece que estés en el Caribe.

IMG_9062IMG_9063IMG_9065IMG_9083IMG_9090IMG_9091

DSC_0640DSC_0661DSC_0660DSC_0659DSC_0681

Es el hotel perfecto para las familias con niños. Hay un club infantil donde se llevan a los niños para hacer actividades y juegos, mientras los papás se pueden relajar un poquito, que para eso se está de vacaciones, jeje.

También hay actividades deportivas durante todo el día como aquagym o spinning, gimnasio, pistas de pápel y campo de golf. Este año han abierto unos campos de fútbol de césped para que los adultos hagan sus torneos.

Y por la noche siempre hay algún espectáculo, música en directo, magia, musicales… Vamos que tiene muchísimas cosas para hacer y ver sin ni siquiera salir del hotel. Pero si preferís salir a dar una vuelta está muy cerca de Benidorm y al lado de Terra Mítica, el parque temático de atracciones.

IMG_9018IMG_6684

¿Qué os parece? A mí me encanta. Espero que algún día os animéis a visitarlo y seguro que queréis repetir 😉 Y si alguien ya lo conoce puede compartir con nosotros la experiencia.

Hasta la próxima.

Desayunos nutritivos

Buenos días a tod@s.

Hoy os traigo una receta fácil, sencilla y riquísima.

El año pasado mi madre se compró de Lidl una máquina para prepararse smoothies. Ella es muy de comprarse cositas y artilugios que luego prueba conmigo y en este caso también fue así. Cuando iba a recoger a los niños después del cole hacía sus “experimentos” para merendar y yo era su conejillo de indias. El primer día mezcló diferentes frutas y me gustó mucho. Pero el segundo día se atrevió con las frutas y verduras y añadió espinacas. A mi me recordaba a esos batidos que se hacen las celebrities para mantener al línea pero eso de beber plátano con espinacas no me hacía nada de gracia. Tenía una pinta verde asquerosa pero cuando lo probé… ¡me encantó!

FullSizeRender 2FullSizeRender

Al día siguiente me fui directa a comprarme una máquina para mí y desde entonces, siempre que puedo y tengo tiempo, me preparo unos smoothies deliciosos para desayunar.

Con la máquina venía un libro con algunas recetas que al principio intentaba seguir, pero después le coges el gustito y lo que mola es innovar y crear.

Hoy os voy a dar la receta de uno que me gusta mucho pero mi truco es abrir la nevera y mezclar lo que encuentro en ella, da igual la fruta que sea o si lleva verduras o no.

Me voy a atrever a daros algunos consejos que nunca me fallan y que hacen que siempre salga delicioso el smoothie. Independientemente de la fruta que le ponga, le añado un yogur y un poquito de zumo. A mí me gusta el yogur de azúcar de caña, es muy sano y bueno para la digestión, aunque en esta receta he puesto mousse de yogur natural y también ha quedado riquísimo. El zumo que suelo poner es de naranja y zanahoria, que me encanta, o un cóctel de frutas que tenga un punto de cítricos. Con estos dos ingredientes siempre sale genial, le da una textura más líquida para beberlo mejor y aporta vitaminas.

En el caso de mezclar frutas y verduras yo siempre opto por las espinacas. He probado otras como el pepino o la lechuga, pero no me acaba de gustar el sabor. Las espinacas frescas y en hojas, nada de congeladas y hervidas.

El smoothie que os traigo hoy lleva frutas, lácteo y zumo. Es de melocotón, plátano y cerezas.

IMG_9105

Ingredientes:

  • 1 mousse de yogur natural
  • 1/2 vaso de zumo de melocotón
  • 1 melocotón
  • 1 plátano
  • 10 cerezas grandes

Elaboración.

Se pone en el vaso de la batidora primero el yogur. Después se pela y se corta la fruta y se va añadiendo poco a poco. Empezamos con el melocotón, a continuación el zumo, después el plátano y, por último, las cerezas. Intentamos combinar la fruta con el lácteo y con el zumo, que es líquido, para que lo podamos triturar mejor. Se tritura todo hasta que quede una mezcla homogénea y… ¡a disfrutar!

No se pone nada de azúcar y se puede añadir lo que a cada uno más le guste. Es una buena manera de empezar el día o de tomar algo a mitad tarde. A mí me gusta la fruta pero no suelo comerla. De esta forma me puedo comer tranquilamente 5 piezas sin enterarme y ya tengo el aporte de vitaminas necesario.

Se me olvidaba deciros que se puede hacer con cualquier batidora, no es necesario que sea una máquina especial para hacer smoothies. Podéis utilizar la batidora de brazo, el robot de cocina o cualquier cosa que triture nos vale. De todas formas, ahora vuelve a estar en Lidl y es muuuuy barata.

Os animo a que lo probéis y que compartáis conmigo vuestras recetas preferidas.

Hasta la próxima.

 

 

Andrew’s 30th

Como ya os adelanté en el último post, hoy os muestro lo que preparé para la fiesta del 30 cumpleaños de Andrew. Su chica Alessandra, una buena amiga, quiso confiar en mí para que le echara una mano con la decoración de la fiesta sorpresa que le preparó a Andrew.

Me pidió varias cosas y este es el resultado.

Como en la fiesta de mi madre, los tonos eran negros, dorados y blancos. Le hice unas guirnaldas y unos banderines.

2017-05-11-PHOTO-000000932017-05-11-PHOTO-000000942017-05-11-PHOTO-00000095

Le hice el atrezzo del photocall y un bote donde guardarlo todo siguiendo los tonos. Pero lo que más me gustó fue un marco para que se hiciesen sus fotos más divertidas. Alessandra me pidió que pusiera un hashtag que iban a utilizar todos los amigos en la fiesta para colgarlo luego en sus redes. Una genial idea.

FullSizeRender 10FullSizeRender 4FullSizeRender 3IMG_8664IMG_8665IMG_84912017-05-17-PHOTO-00000197

Y, por supuesto, no podía faltar un libro de firmas. Las páginas eran en negro porque tenían una Instanx y así las fotos resaltarían más. En este caso, habría que utilizar un boli especial de color dorado o blanco para que se viesen bien las dedicatorias.

FullSizeRender 9FullSizeRender 5FullSizeRender 6FullSizeRender 11FullSizeRender 12FullSizeRender 14

Y para la comida, unos banderines también.

FullSizeRender 13

Alessandra quería tener un detalle especial recordando momentos que ocurrieron el año en que nació Andrew. Así que le hice una lámina y también otras que indicaran las “instrucciones” del libro de firmas.

IMG_8663FullSizeRender 8

Y así es como quedó todo montado. Las fotos están algo oscuras, pero espero que podáis ver algo 😉

IMG_8953IMG_8954IMG_8955IMG_8956IMG_8952IMG_8957IMG_8959IMG_8950

Me consta que Andrew se llevó una gran sorpresa y que lo pasaron en grande. ¡Felicidades y hasta la próxima!